×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Bienestar y Naturaleza Escapadas

Cinco pueblitos cercanos para ir y volver en un mismo día

Nada mejor para recargar pilas que romper con la rutina. No lo pienses y date una escapada a alguno de estos lugares cerca de la ciudad.

By Brenda Béjar

Cinco pueblitos cercanos para ir y volver en un mismo día

Si a tu espíritu aventurero le urge cambiar de aires, pero no tienes mucho tiempo disponible o simplemente no te entusiasma hacer maletas, aprovecha que CDMX está rodeada de muchos lugares llenos de historia, arte, naturaleza y ¡deliciosa comida! Aquí te recomendamos cinco destinos, todos a menos de tres horas de distancia.

1. Atlixco (Puebla)

Foto de Shutterstock

Color, color y más color. Esto es lo primero que notas al llegar a este lugar custodiado por el volcán Popocatépetl. Muros, balcones y flores te dan la bienvenida y te invitan a recorrer sus alegres calles y por supuesto, tomar muchas fotos. Además de su zócalo, la iglesia y el Ex Convento del Carmen, puedes admirar su quiosco de dos pisos que además tiene en su interior una cafetería. Entre la oferta gastronómica encontrarás comida típica mexicana, mezcales y cervezas artesanales de la región. Imperdibles son los helados Ximitl, con sabores como chapulín, pinole y hasta chile en nogada.

Distancia: 2:30 horas

2. Huasca de Ocampo (Hidalgo)

Foto de Shutterstock

Es fácil adivinar por qué Huasca es el primer Pueblo Mágico de Hidalgo: hay tanto qué hacer que no vas a saber por dónde comenzar. Si buscas atracciones naturales, los Prismas Basálticos, la Peña del Aire o la Presa de San Antonio no te decepcionarán; pero si prefieres conocer algo de historia y arquitectura, las haciendas de Santa María Regla y San Miguel Regla son tu opción. Ahora que si tienes gusto por lo esotérico, dirígete al Museo de los Duendes, habitantes y guardianes de los bosques de la zona cuyas travesuras son legendarias en la zona. Al momento de comer, te recomendamos probar la sopa de alberjones y unos tlacoyos ahogados en alguno de los locales de los arcos del centro, ¡amarás! Y si eres fan del pan dulce, pregunta por la panadería de Doña Sol, su pan es fuera de este mundo.

Distancia: 2:40 horas

3. Malinalco (Estado de México)

Foto de Shutterstock

Un hermoso pueblito que tiene la mezcla ideal de cultura precolombina y colonial. Comienza tu visita en el sitio arqueológico de Cuauhtinchán, que se ubica en lo alto de una colina, razón por la cual te recomendamos llevar zapatos cómodos y no dejar que las escaleras te quiten la inspiración: el Centro Ceremonial Casa de las Águilas y Jaguares y la impresionante vista en la cima harán que valga la pena. A continuación puedes comer en alguno de los restaurantes, como Los Placeres, famoso por su terraza y cocina mexicana. Puedes terminar tu visita en el Museo Vivo de los Bichos o admirando los frescos que adornan los muros del Ex Convento Agustino.

Publicidad

Distancia: 2:15 horas

4. Huamantla (Tlaxcala)

Foto de Shutterstock

El encanto de este pueblito no está solo en sus hermosos edificios coloniales —como el Palacio Municipal o el Ex Convento de San Luis—, ni en el majestuoso volcán Malitzin que lo resguarda celosamente a la distancia. Su patrimonio es el espíritu festivo de sus habitantes, que es vertido en tradiciones como los tapetes de aserrín creados para la procesión de la Virgen de la Caridad durante La Noche Que Nadie Duerme. Otro ejemplo de la riqueza cultural de Huamantla es el Museo Nacional del Títere, con cerca de 600 piezas provenientes de todas partes del mundo. Mención aparte merecen las haciendas pulqueras, donde puedes conocer todo acerca de esta tradicional bebida de origen prehispánico y degustarla junto con algún platillo típico como la barbacoa o el mixiote.

Distancia: 2:30 horas

5. Tlayacapan (Morelos)

Foto de Shutterstock

Recorre las empedradas calles de este pueblo y prepara tu cámara para tomar fotos. Un sitio lleno de historia que habita edificios como el Ex Convento de San Juan Bautista, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996. Otro lugar que puedes visitar es la Casa de Cultura La Cerería, antigua fábrica de velas y que cuenta con exhibiciones de alfarería (la especialidad del pueblo) y de los famosos chinelos, personajes que protagonizan el carnaval anual y cuya indumentaria y característica máscara tenía el objetivo de hacer burla a los españoles. Al momento de la comida, debes ir al restaurante El Mil Amores: su colorida decoración es el marco ideal para su tradicional mole verde, sus tuétanos y la cerveza artesanal de la casa.

Distancia: 2:15 horas