×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Guías Secretas

Las calles más bonitas para caminar por Coyoacán

Para dominguear o una tarde cualquiera, estas calles siempre son una buena opción.

By CDMX Secreta

Las calles más bonitas para caminar por Coyoacán

Sin importar si tu plan es comer en familia, echar novio o regalarte unos momentos de paz, en estas pintorescas calles de Coyoacán podrás hacerlo realidad.

1. Francisco Sosa

No hay duda de que esta vialidad es una de las más bonitas y vibrantes de Coyoacán. Llamada anteriormente Camino Real a San Ángel, Francisco Sosa concentra algunos de los recintos culturales más importantes de la CDMX, como la Casa de Alvarado, palacete que fue hogar de Octavio Paz y donde hoy se instala la Fonoteca Nacional, la casa de cultura Jesús Reyes Heroles y el Museo Nacional de la Acuarela. Escoltada por árboles y por casonas de estilo virreinal mudéjar, Francisco Sosa es también una de las principales calles para llegar a las emblemáticas Plaza de La Conchita y al Jardín Centenario, en el corazón de Coyoacán.

2. Londres

Al igual que la colonia Juárez, Coyoacán también presume tener calles con nombres de capitales europeas, como pasa con Madrid, Berlín y Londres. Sin duda alguna, el motivo que le ha dado fama a esta última vía es la Casa Azul, donde nacionales y extranjeros hacen fila para entrar a venerar el genio creativo de Frida Khalo. Sin embargo, Londres también merece que la camines por su tranquilidad (siempre y cuando evites la cuadra de la casa de Frida), por sus amplias banquetas arboladas y por las enormes casas de mediados del siglo XX que aún preserva. A lo largo de la calle verás algunas fonditas, cafecitos y restaurantes: una avenida con atmósfera de barrio de antes, pues.

3. Dulce Olivia

Entre tantas calles bautizadas como escritores, políticos y metrópolis internacionales, llama la atención el nombre de Dulce Olivia, en cuyo inicio (¿o final? dependiendo desde dónde camines) se encuentra la enorme casa de piedra donde habitó Emilio “El Indio” Fernández, célebre director y actor del Cine de Oro. Cuenta la historia que Fernández decidió cerrar la calle y unir dos lotes enfrentados para poder construir su mansión en forma de herradura, sin embargo, el entonces regente del Distrito Federal, Ernesto Uruchurtu, lo obligó a demoler parte de la propiedad para volver a permitir el paso de la vialidad. Así, “El Indio” pidió una sola cosa: que la nueva calle que dividiría su casa se llamase como Olivia de Havilland, actriz de Hollywood de quien siempre estuvo enamorado. En la actualidad, Dulce Olivia es una tranquila avenida empedrada, salpicada de árboles y de enormes casas… eso sí, ninguna como el castillo de piedra de “El Indio” Fernández.

Publicidad

4. Aguacate

Todo capitalino que se precie de conocer y querer su ciudad ha escuchado alguna vez del callejón del Aguacate, rincón de Coyoacán famoso por sus historias de fantasmas y aparecidos. Sin embargo, la calle de donde surge el callejón dista mucho de ser un lugar tétrico. Estrecha y empedrada, Aguacate conserva el encanto provincial de cuando Coyoacán era un pueblito tranquilo a las afueras de la Ciudad de México. A diferencia de otras vialidades, tiende a torcerse y dar giros, y cuando transites por sus estrechas banquetas (típico rasgo de su origen colonial) lo harás junto a los macizos muros de sus casonas centenarias; bajo frondosos árboles y plantas trepadoras tupidas de bugambilias.

5. Fernández Leal

Esta calle de la zona oriente de Coyoacán nos gusta porque en ella se encuentran dos bonitas áreas verdes: el Parque Frida Khalo y la ya mencionada Plaza de la Conchita. Así como sucede en otras vialidades de la zona, Fernández Leal mantiene su empedrado y también sus frondosos árboles, muchos de ellos con varias décadas de vida. Además, es muy frecuentada por quienes buscan algo rico de comer los fines de semana, pues cuenta con varios restaurantes instalados en casonas coloniales, como sucede con La Hacienda de Cortés. La antigua (muy antigua) Capilla de la Concepción también es de visita obligada. Fue mandada a construir por el mismísimo Hernán Cortés.

6. Higuera

Esta vialidad, que conecta la Plaza de la Conchita con la Plaza Hidalgo, quizá no tenga el mismo aspecto señorial de otros puntos de Coyoacán, sin embargo debes recorrerla porque concentra muchos de los deliciosos motivos que atraen a miles de capitalinos a este barrio sureño. Para darte una idea, en Higuera se ubica el famoso mercado de antojitos de Coyoacán (sí, el de los hot cakes con figuritas de personajes de cine y televisión). También hay cafecitos, churrerías, restaurantes familiares o establecimientos con concepto como El Merendero, una hamburguesería decorada al más puro estilo de los años cincuenta. Una calle para armar un plan dominguero infalible con tus familiares foráneos.