×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Noticias

Los chilangos se unen con distintas muestras de apoyo por el colapso de la Línea 12

Si algo caracteriza a los chilangos, es su solidaridad durante los momentos de crisis.

By Brenda Béjar

Los chilangos se unen con distintas muestras de apoyo por el colapso de la Línea 12

Se podría decir que los citadinos —de cualquier urbe, sin excepción— son de naturaleza narcisista hasta que llega una tragedia: en los momentos difíciles siempre estamos los unos para los otros con distintas muestras de solidaridad.

El accidente de anoche en la Línea 12 del Metro no fue la excepción, no pasaron ni un par de horas cuando la gente ya empezó a buscar cómo ayudar de distintas formas, tanto a las víctimas como a las personas afectadas.

Los vecinos al rescate

En cuanto colapsó la estructura, los vecinos de la zona se organizaron para buscar enfermeros o doctores que pudieran ayudar a la gente en lo que llegaban los especialistas. Los jóvenes comenzaron a levantar y buscar a la gente de entre los escombros.

Los Topos en acción

La brigada de rescatistas de Tlatelolco, una asociación civil especializada en la búsqueda y rescate conocida mejor como Los Topos, tan de ayuda durante los sismos, fueron de los primeros en llegar anoche para ayudar en las labores de extracción de las víctimas en la Línea 12.

Ayuda psicológica gratuita

Distinto equipos de psicológicos se unieron para ofrecer sus servicios gratuitos de intervención en crisis para los afectados por el accidente y sus familiares.

Transporte gratuito

El colapso de la línea afectará a miles de personas que se transportan a diario para llegar a sus trabajos o casas, por lo que algunas personas se han ofrecido a través de las redes para dar aventones en su ruta.

Alojo para afectados

Personas que vivían por la zona hasta ofrecieron su casa para quien necesitara, por alguna razón, alojamiento o ayuda inmediata luego del accidente.

Asesoría legal gratuita

Los abogados también quieren contribuir con asesoría gratuita para las personas que hayan sufrido alguna lesión —o sus familiares— para que su situación no pase por alto.