×

ESCRIBE LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y PULSA INTRO

Cargando...
Comer y Beber Guías Secretas

Los mejores chiles en nogada de la CDMX

Te decimos dónde encontrarás los más ricos de toda la ciudad.

By CDMX Secreta

Los mejores chiles en nogada de la CDMX

Este 2021 se cumplen 200 años de la creación del chile en nogada como lo conocemos, un aniversario que debes celebrar probando algunos de los mejores de la capital. Aquí nuestras recomendaciones.

1. Don Lázaro El Viajero

Este restaurante es el favorito de muchas familias mexicanas gracias a sus recetas tradicionales, de modo que no sorprende que su chile siga una receta familiar ¡con más de 50 ingredientes! La encargada de realizarla paso a paso es su cocinera, Rosita Padrón, quien también cuida que se sirva con mucha granada y nogada. ¿Lo mejor? Además de su sabor, su abundancia: pesa casi un kilo.

Dónde: Avenida Instituto Técnico Industrial 241, Santa María La Ribera

2. Azul Histórico

Ricardo Muñoz Zurita, el chef a cargo de los restaurantes Azul, es un connotado especialista e investigador gastronómico, quien se ha dado a la tarea de indagar todo lo relacionado con la historia del chile en nogada. Si visitas su restaurante del centro, Azul Histórico, vas a encontrar cuatro tipos de chiles: el de Atlixco es el típico y tradicional, el Coxcatlán se sirve con picadillo y el Ciudad de Puebla lleva más carne, mientras que el de relleno vegano lleva el doble de almendras, piñón y fruta.

Dónde: Isabel la Católica 30, Centro

3. Nicos

Otro imperdible para los amantes de la comida mexicana y tradicional pero de altos vuelos. El chile en nogada de este restaurante de Azcapotzalco está basado en una receta tradicional poblana y lo elaboran con ingredientes 100% traídos de aquel estado cercano a la CDMX. Otra característica muy regional es que aquí lo sirven en un plato de talavera poblana.

Dónde: Av. Cuitláhuac 3102, Clavería

4. Hostería de Santo Domingo

El que es considerado el restaurante más antiguo de la Ciudad de México acaba de reabrir sus puertas en julio, justo a tiempo para el arranque de la temporada de chiles en nogada. Y aunque muchos esperamos esta época para probarlos, en la Hostería de Santo Domingo se distinguen por servirlos a lo largo de todo el año. Sin importar cuándo vayas, te va a encantar, porque sigue recetas tradicionales y emplea ingredientes de primera calidad.

Dónde: Belisario Dominguez 70-72, Centro

5. Angelopolitano

Publicidad

Si tus chiles en nogada favoritos son los que tienen sazón casero, debes probar los de este restaurante, basado en la receta de la abuelita poblana del chef Gerardo Quezadas; está muy bien servido y tiene delicados toques a hierbas de olor y a especias. Si no te gusta el capeado (espero no haya ningún poblano leyendo esta línea), puedes pedirlo sin esta cobertura. Y en cuanto a los rellenos, podrás solicitarlo enteramente de cerdo, res o mixto.

Dónde: Puebla 371, Roma Norte

6. Patio San Francisco

Una excelente alternativa rica y económica en el Centro Histórico, que aunque se especializa en cocina tlaxcalteca también sirve deliciosos chiles en nogada de inspiración poblana. Aquí te los ofrecen capeados o sin capear y acompañados de una rica nogada de ligera consistencia. Si la mezcla de sabores salados y dulces no son lo tuyo, pregunta por su Chile Traspatio, una delicia cubierta con una delicada capa hojaldrada.

Dónde: San Ildefonso 40, Centro

7. Roldán 37

No le saques a explorar el barrio de La Merced y pide sin culpa los chiles en nogada de este restaurante, donde el chef Rómulo Mendoza cocina platillos tradicionales ideados por su abuela, doña Yolanda. La presentación de sus chiles en nogada amerita todas las fotos de Instagram que puedas tomarle, mientras que su sabor te va a encantar porque la carne viene picada y la nogada es densa y untuosa.

Dónde: Roldán 37, La Merced

8. El Tajín

El chile en nogada que propone la chef Ana María Arroyo te va a encantar si te gustan los bocados con tropiezos, pues el relleno de carne va picado con trozos gruesos y la nogada tiene algunos pedazos de nuez entera. La porción servida también es generosa y no escatiman en cubrirlo con mucha granada y hojitas de perejil.

Dónde: Miguel Ángel de Quevedo 687, San Francisco